/
/

No parpadee

Exposición individual de Silvia Olabarría

No parpadee

Exposición individual de Silvia Olabarría

13 abril - 12 mayo 2023

Créditos

Elena Feduchi

¿Cómo se construye un cuadro? ¿Cómo se enfrenta la artista al vacío? ¿Cómo se crea la forma desde la nada? Estas son preguntas que en mayor o menor medida, nos acercan a la obra de Silvia desde que somos familiares con su práctica. En distintas series, en distintos formatos, por lo menos una de esas cuestiones nos han ayudado a asimilar su trabajo. Si tuviésemos que señalar elementos que nos hacen intimar con su práctica, desde luego tendríamos que mencionar el humor, la tenacidad y la valentía; las preguntas con las que comenzamos este texto pueden leerse desde estos tres adjetivos.

Muy a menudo, olvidamos el proceso de creación en pos del resultado, como si las obras finalizadas fuesen actos de aparición casi mágicos. Pero la pintura, la que consideramos buena pintura, no puede existir sin un proceso que la confronte, la deshaga y vuelva a hacer para entonces, si todo sale bien, terminar con una obra sólida. La larga trayectoria de Silvia sabe de estos recovecos y es por eso que esta exposición se construye desde su proceso creativo. En los últimos años, entiende la pintura como un ejercicio en el que los signos, señales, manchas y marcas se enfrentan entre sí en una suerte de arbitrariedad controlada; la capacidad de ambigüedad que le ha dado el pasar a lo largo de varios años de un lenguaje a otro, en principio contradictorios (figuración - abstracción) es lo que soporta que esta exposición sea más un lugar tras bambalinas que el proscenio. Tras la serie que presentamos en el Chico en 2021 “y vosotros”, Silvia comenzó un camino de deconstrucción de la figura que devino en un interés casi obsesivo por lo sintético de la forma, por cómo ésta es creada y cómo se conjuga con otros elementos para crear lo que puede ser el placer estético. El collage siempre ha sido una llave para crear y son los cortes y yuxtaposiciones de los papeles lo que la llevan a jugar con la plantilla, el esténcil. Es probable que la precariedad de los primeros esténciles hechos a mano fuera lo que hiciera que en el momento de encontrarse con la perfección de un corte a láser, no pudiese dejar de jugar con todas las posibilidades de corte y materiales. Sin embargo, estos esténciles ahora hechos de manera exacta, en una primera instancia serían herramientas para un proceso pictórico que había puesto en marcha. Y aquí entran la tenacidad y la valentía en juego; los procesos son incontrolables, es en los errores y accidentes donde puedes encontrar lo que realmente estabas buscando como artista. La superposición de formas de cartón de manera descuidada dio sentido a una búsqueda que estaba encaminada hacia un objetivo, pero que en ese momento evidenció no ser el pertinente. ¿Cómo se construye un cuadro? ¿Cómo se crea la forma desde la nada? Esta exposición es una lección que nos da la artista acerca de la creación del arte, de la pintura; muy probablemente si viviésemos la creación artística desde el taller de la misma manera que vivimos las exposiciones, sería muy difícil elegir con qué nos quedaríamos.

¿Cómo se enfrenta la artista al vacío? Con mucho cuidado y atención, intentando no parpadear para no perderse de todas las posibilidades que el propio proceso le ofrece. En un abrir y cerrar de ojos, ese vacío desaparece, se convierte en un compendio de formas, manchas y signos, que pueden entenderse como resultado, pero artistas como Silvia no se dejan engañar y saben que para el resultado, es necesario el camino.

Relacionados